junio 04, 2006

LA SOYA ¿PRODUCTO MILAGROSO?

Hay quienes consideran que la soya es el mejor producto que pueda uno encontrar en la industria alimentaria y otros que solo lo ven como un alimento más para incluir en la dieta diaria. La realidad es que la soya es buena, pero no tanto como para catalogarlo como alimento milagroso.
Ya han pasado muchos años desde que los productos de soya se consideran buenos y saludables para el ser humano y al igual que otros productos vegetales –o plantas- son bajas en grasas saturadas y libres de colesterol.
Existen varias opiniones y evidencias de ponen en debate sí la soya y sus derivados realmente tienen efectos benéficos en reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares, así como niveles de colesterol LDL, al igual que en aliviar síntomas de la menopausia. Sin llegar a una clara conclusión, lo que sí se sabe es que la proteína de soya contiene grasa poliinsaturada –y muy poca saturada- fibra, vitaminas y minerales, que en conjunto convierten a este alimento en un producto saludable y que no esta de más consumirlo.
El gran beneficio de la soya es la cantidad de proteína que contiene, ya que este nutrimento es indispensable para el crecimiento celular -especialmente para el mantenimiento y reparación de células musculares y óseas-, es un importante componente de varios procesos metabólicos del organismo y además aporta energía.
Lo que mucha gente desconoce es que la proteína de origen animal –carne, pollo, quesos- no es la única fuente para obtener este nutrimento y viniendo de esta fuente nos aporta mucho más grasa saturada y colesterol que al obtenerla de productos de origen vegetal.
Como mencione, la soya contiene una alta cantidad de proteína, incluyendo todos los aminoácidos esenciales –22 en total-; los aminoácidos constituyen la proteína y algunos son producidos por el cuerpo, los cuales se conocen como aminoácidos no esenciales -siendo 14-, mientras que los otros 8, conocidos como aminoácidos esenciales, los necesitamos obtener de los alimentos. Además la soya es rica en fibra, hierro, zinc, calcio, fósforo, magnesio, boro, vitaminas del complejo B y ácidos grasos Omega-3, pero aún más importante ha sido el descubrir que la soya contiene unos compuestos no nutritivos conocidos como fitoquimicos, los cuales han demostrado ser benéficos para la salud, sobre todo en la prevención de enfermedades crónicas como cáncer y del corazón.
Dentro de los fotoquímicos los que han sido de mayor interés son los fitoestrógenos, que tienen una estructura similar a la de los estrógenos y un alto efecto antioxidante, razón por la cual se le atribuye su efecto en disminuir los síntomas de la menopausia, ya que en dosis bajas es como si se tomaran hormonas.
Dentro de los fotoquímicos también se encuentran los compuestos llamados isoflavonas, las cuales resaltan por su efecto antioxidante, especialmente anti-cancerígeno. Asimismo tiene efectos en disminuir los lípidos en sangre. De las isoflavonas más destacadas se encuentran la genisteina y daidzeina, la segunda destacando por su función similar al medicamento ipriflavona, el cual se usa para el tratamiento de la osteoporosis.
En conclusión, podríamos decir que a pesar de que la soya es un producto alimenticio relativamente insignificante, en cuestiones de salud podría traer muchos beneficios y no está de más incluirlo en la dieta, aunque como en todo, hay que consumir la soya y sus derivados en moderación. Pero si algo hay que aclarar, es que definitivamente no es la cura de todos los males ni produce milagros.

1 comentario:

lirio rey dijo...

alluda no puedo durar mucho me da hambre como y despues me arepiento como lo ases?