enero 14, 2007

COLITIS: OTRO MAL DE NUESTROS TIEMPOS

Al igual que la gastritis, la colitis es otro de los padecimientos que cada día se vuelve más común en la población e igualmente va estrechamente relacionado con nuestro estilo de vida –estrés, ansiedad, nervios, entre otros-.
Se define como la inflamación de las membranas mucosas (recubrimientos) del intestino grueso. Esta puede ser ocasionada por varios procesos patológicos que incluyen: infecciones agudas y crónicas, trastornos inflamatorios (enfermedad de Crohn, colitis ulcerativa, linfocítica o colagenosa), falta de flujo sanguíneo (colitis isquémica) y antecedentes de radiación al intestino grueso.
Aunque sus causas son muy diversas están relacionadas con los malos hábitos alimentarios, estrés, alergias, agentes infecciosos y el uso de antibióticos que alteran la flora intestinal. Los síntomas son muy diversos según su origen; generalmente se presenta dolor e inflamación abdominal con episodios de diarreas y/o estreñimientos y gases, en ocasiones deshidratación y heces sanguinolientas.
No existe una dieta especial para tratar la colitis, ya que esta debe ser individualizada debido a que existen alimentos que le caen mal a algunas personas pero a otras no. En general, se recomienda que la persona con colitis lleve una dieta baja en grasa y alta en fibra (excepto en periodos más graves), alta en proteína y grasas insaturadas para poder reparar la pérdida o daño de tejido intestinal.
Varios estudios han demostrado que la levadura que encontramos en los panes y productos de panadería, podrían irritar más el intestino de personas que sufren de colitis. Otros estudios han descubierto que es mejor evitar los siguientes alimentos ya que pueden causar alergia en el intestino: productos lácteos, cítricos, verduras crucíferas como coliflor, brócoli, col, coles de brusela, así como jitomate, elote, trigo y huevo. Para los que no toleran los lácteos, se recomienda consumir leche o yogurt sin lactosa y sin grasa y evitar la leche entera o los quesos grasosos. Asimismo es recomendable evitar las oleaginosas y semillas ya que suelen ser irritantes.
Algunas frutas que contienen mucha fructosa deben consumirse mezcladas con otro alimento o después de la comida para evitar que irriten el intestino; estas comúnmente son los duraznos, peras, ciruelas, ciruela pasa y jugo de manzana.
Irritantes como el alcohol, refrescos, café, tes, chocolates, alimentos procesados, sustitutos de azúcar y carnes rojas grasosas, obviamente deben suspenderse en la dieta.
Debemos encontrar alimentos que aporten fibra sin irritar, tales como arroz integral o cereales enteros, frutas y verduras fibrosas y con cáscara; suele ser más tolerable consumir las frutas y verduras cocidas o hervidas o al vapor. En casos más graves, resulta benéfico consumir frutas y verduras para bebé ya que irritan menos por estar semi-digeridos y así seguimos obteniendo vitaminas y minerales.
El probar diferentes alimentos y eliminar los que más irritan es la mejor manera de identificar cuales son los que más molestias provocan y esto ayuda a establecer mejores hábitos de alimentación, para consumir una dieta completa y evitar tener alguna deficiencia. Aunque aquí les doy una breve lista de los alimentos más comunes que irritan esto puede variar de persona en persona, pero lo más recomendable es evitarlos o disminuir su consumo e ir evaluando la tolerancia hacia ciertos alimentos.
Obviamente para disminuir los síntomas de este padecimiento es sumamente recomendable estar más relajados y evitar que tanto estrés o los problemas laborales o personales nos ataquen a nivel intestinal, es decir que todo lo que nos suceda se vaya directo a nuestro colon. Para esto también es recomendable realizar ejercicio, ya que además de ayudarnos a disminuir nuestro nivel de estrés, el realizar actividad física ayuda a tener una mejor digestión y a tener mayor fuerza en el abdomen, que indirectamente ayuda hacia un colon más saludable
Sin embargo, al igual que en la gastritis, muchas veces es necesario acudir al médico para que de un diagnóstico específico y recomiende los medicamentos adecuadas para tratar las molestias, ya que si no se atiende a tiempo puede llegar a complicarse aún más y causar daños irreversibles en el intestino grueso.

2 comentarios:

Tusnoticias de actualidad dijo...

Excelente,por que aporta bastante informacion.

nedi dijo...

El llevar una dieta vegetariana en la fase aguda de la colitis ayuda muchísimo