diciembre 04, 2005

UNE BUENA NUTRICIÓN: ENSÉÑALOS DESDE BEBÉS

Desde hace varios artículos he hablado sobre la nutrición de los bebés en el primer año de vida, desde que su alimentación comienza con la leche materna o las fórmulas y posteriormente se les introducen los sólido. La alimentación durante el primer año de vida de toda persona es de suma importancia ya que influye enormemente en un adecuado desarrollo y crecimiento, para posteriormente lograr que ese bebé se convierta en una persona sana. Para esto también es necesario que desde bebés se le enseñen buenos hábitos alimentarios y de estilo de vida, ya que finalmente lo que bien se aprende desde chicos no se olvida y si no forjamos ciertos hábitos desde la infancia, de edad adulta ya es muy difícil hacerlo.
Uno de los factores más importantes que debemos estimular desde bebés para formar buenos hábitos es darles una alimentación variada, ya que al ofrecerles diferentes sabores, colores, texturas y formas ayuda a asegurarnos que las necesidades nutrimentales del bebé se alcaancen.
Al igual que los adultos, los bebés también tienen preferencias por algunos alimentos y otros no les gustan. Quizás una semana les guste un alimento y a la siguiente ya no lo quieren comer y esto es normal, pero es bien importante que nosotros no les sigamos el juego y dejemos de darles todos los alimentos que ellos en algún momento ya no querían. Se recomienda dejar de darles el alimento que no quieren algunos días y luego volver a tratar, quizás preparado de alguna otra manera o mezclado con alguna carne o arroz para disfrazar su sabor. Suele pasar que las primeras veces que prueban un nuevo alimento no lo acepten, pero hay que seguir tratando y puede ser que a la 5ª vez ya les guste, ya que la meta es que tu bebé pruebe de todo para que ya de más grande pueda realmente decidir que le gusta y que no. Si desde chicos no los acostumbramos a comer frutas y verduras les aseguro que de adolescentes no sabrán ni que existen.
Otro punto importante es no basarnos en lo que a nosotros nos gusta para alimentar a nuestros bebés, ya que puede haber alimentos que a ti no te gusten pero a tu bebé si, así que dáselos a probar para lograr ampliar su variedad de opciones.
Suele pasar que cuando introducimos los sólidos queremos preparar las papillas en casa para que sepan ricas y el bebé las coma con gusto, pero aquí debemos recordar que estas papillas deben prepararse de forma natural sin agregarle sal, azúcar o algún otro saborizante, ya que los bebés no conocen estos sabores y tenemos que darles la oportunidad de probar los sabores naturales, ya que si desde pequeños se acostumbran a la comida con sal o azúcar, de grandes lo seguirán haciendo y esto no es un muy buen hábito.
Otro factor importante es que tu bebé -durante los primeros 2 años de vida- si necesita grasa en su dieta. Actualmente estamos obsesionados con no comer nada de grasa o cocinar sin grasa, pero tu bebé necesita energía para crecer y desarrollarse, principalmente ácidos grasos como linoléinco o linoléico, que son grasas insaturadas –de origen vegetal-. Por esto, hasta los 2 años es necesario darles leche entera –el primer año leche materna o fórmula y el segundo año leche entera de vaca- y entre los 2 y 5 años si es recomendable recudir un poco su consumo de grasa para que después tampoco se acostumbren tanto. Debemos recordar que no porque necesitan grasa en su dieta, todos los alimentos que les demos deben ser fritos o empanizados, ya que esto también los lleva a formar malos hábitos, pero si introducirles en su dieta la comida cocinada con un poco de aceite de oliva o capullo, mantequilla o productos que tengan grasa como queso amarillo, pavo, galletitas, etc.
En relación a la leche, les sugiero que les pongan un límite con su consumo, ya que a muchos bebés les fascina la leche y es lo único que quieren comer y se llenan tanto con esta que ya luego no quieren comer otro alimento y el problema resulta cuando por tanta leche suben mucho de peso, pero a la vez no obtienen todos los nutrimentos necesarios, como el hierro. Si es cierto que todavía en el primer año su alimento principal es la leche pero es indispensable introducirles los sólidos.
En el momento que tu bebé ya puede agarrar trocitos de comida para alimentarse solo…déjalo! Esta es una señal de que tu bebé se esta desarrollando y el hecho de que el ya pueda tomar la comida es un proceso de estimulación que a la larga lo ayudara a que más adelante ya pueda comer solo.

1 comentario:

ISABEL ECHEVERRY dijo...

Felicidades por dedicar un espacio a la nutrición infantil.

Olvidamos que desde pequeños adquirimos hábitos que influenciarán nuestra alimentación de por vida y que es precisamente en esta etapa de la vida cuando se debe tomar mayor atención a aquello que los pequeños consumen.

Es importante también tomar en cuenta a la población infantil cuando se habla de trastornos alimenticios y no enfocarnos únicamente en la población adulta.